Ubicado en San Isidro de Heredia, el aroma a flores y la frescura de lo frondoso se mece con el viento, diseñado por Pucci Design, este terreno se viste de plantas tropicales que se filtran armoniosamente entre ventanas y espacios.

Paisajismo: Pucci Design || Texto: Mariana Sáenz Mora || Fotografías: Catalina Delgado || Ubicación: Heredia, Costa Rica

El sitio era ideal para hacer alarde de gran variedad de plantas tropicales que se combinan con una construcción de 30 años de antigüedad, la cual ha sido intervenida y renovada hace dos años atrás.

Se deseaba lograr como efecto primordial que el jardín fuera como un punto de fuga, una perspectiva y referente  a través de las ventanas de la casa, y en una simbiosis muy suave que pasara a formar parte de la identidad y el ambiente cotidiano sin que fuese de ninguna manera forzado.

De esta manera los vidrios al exterior pasan a ser como cuadros decorativos que se han distribuido en puntos estratégicos en un área de 1.7 hectáreas. “Se definen diferentes áreas dinámicas como la plaza, la huerta, el bajo, el lago, la placita, los cítricos, el moral; así como otros detalles comunes en jardines residenciales que consisten es la entrada principal, terrazas, senderos principales y secundarios, perímetro de acceso vehicular y fachadas de la casa” detalla Pablo Pucci, director de proyectos.

Este espacio verde a su vez posee la huerta ya mencionada, esto permite a los propietarios disfrutar de frutas y verduras cultivadas en el sitio. Además, gran parte de la floración proporciona la calidez y el aroma de los arreglos ornamentales que se utilizan en los recintos del inmueble.

A todo lo largo de este jardín se incorporan elementos duros o hardscape; estos son elementos en piedra natural para el delineamiento de áreas y senderos, bancas, macetas de diferentes tamaños y diseños, muros de contenciones naturales, terraceos entre otras.

En sitios donde el verdor es tupido y se combina con elementos de enfoque, como este, es importante que la escogencia de la plantas incluya el tomar en cuenta sus alturas conforme se desarrollan, pues así se logra una sintonía entre vegetación e infraestructura.