En Escazú, atrapada en la belleza de antaño, lo acogedor, los aromas y los sabores se encuentra un espacio único, donde la tranquilidad y el buen gusto reinan, Sin Domicilio Fijo es la opción ideal para disfrutar de deliciosos platillos.

Texto: Mariana Sáenz Mora || Fotografías: Ignacio G. León-Paéz y cortesía de Sin Domicilio fijo

Variedad aumentada, así es el menú que propone Sin Domicilio Fijo, un conjunto de platillos que recorren las más exquisitas sensaciones en el paladar que de principio a fin están llenas de frescura.

Una selección de deliciosos gazpachos, platillos fusión de pastas, bocadillos tradicionales con recetas de origen nacional, ensaladas y bebidas de todo tipo preparadas con ingredientes orgánicos y al momento.

El atractivo visual de cada plato, sea desayuno, almuerzo o cena se complementa con el estilo que poseen al servirlo, en vajillas y tacitas de decoraciones artesanales únicas, pintadas al detalle son solo la antesala del cariño con el que se prepara todo en su cocina y se extiende hasta el servicio.

Sin Domicilio Fijo es una propuesta gastronómica que refresca opciones en una ciudad hambrienta de sitios con personalidad y arte, propicio para el encuentro social y el despertar de los sentidos.